emociones de los gatos
Foto Archivo

Algunas personas, especialmente las mujeres, se destacan por descifrar las diferencias sutiles en las caras de los gatos, las cuales revelan sus emociones.

Una amplia investigación de la Universidad de Guelph encontró que las mujeres y las personas con experiencia en veterinaria eran particularmente buenas para reconocer las expresiones de los gatos.

«La capacidad de leer las expresiones faciales de los animales es fundamental para la evaluación del bienestar. Nuestro hallazgo informó que algunas personas son sobresalientes en la lectura de estas pistas sutiles», dijo el profesor Lee Niel, autor del estudio.

La única investigación hasta ahora sobre las lecturas de las emociones de los gatos se centró en las expresiones de dolor y se publicó en la edición de noviembre de Animal Welfare.

La investigación

El estudio reclutó a más de 6.300 personas de 85 países a quienes se les pidió que vieran 20 videos cortos en línea de gatos y luego completaran cuestionarios en línea.

Los videos mostraban gatos que experimentaban estados emocionales positivos o negativos. Cada video estaba enfocado en la cara del gato: sus ojos, hocico y boca. Ninguno de los gatos mostró expresiones de miedo, como colmillos descubiertos u orejas aplanadas, ya que estas expresiones faciales ya se conocen ampliamente.

Se les pidió a los participantes que juzgaran si cada gato estaba en un estado positivo, negativo o si no estaban seguros.

La mayoría de los participantes encontró la prueba desafiante. Su puntaje promedio fue 12 de 20, algo por encima de la posibilidad. Pero 13% de los participantes se desempeñó muy bien, con una puntuación correcta de 15 o mejor.

Estas personas tenían más probabilidades de ser mujeres que hombres, y más probabilidades de ser veterinarios o técnicos veterinarios. Los adultos más jóvenes también generalmente obtuvieron mejores puntajes que los adultos mayores.

«El hecho de que las mujeres obtuvieron mejores puntajes que los hombres es consistente con investigaciones anteriores. Esto confirma que las mujeres parecen ser mejores para decodificar las manifestaciones no verbales de emoción, tanto en humanos como en perros», dijo Mason.

Sorprendentemente, ser un amante de los gatos no hizo ninguna diferencia, ya que informar un fuerte apego a los gatos no necesariamente resultó en una puntuación más alta.