La nave Soyuz MS-14 con el androide ruso Fedor como único tripulante repetirá el martes la maniobra de acoplamiento a la Estación Espacial Internacional después de no haber podido completarla este sábado debido a un fallo técnico, informaron Roscosmos y la NASA.

«El 27 de agosto en la mañana, en régimen automático, se repetirá el intento de acoplamiento de la Soyuz MS-14 al puerto de enganche del módulo Zvezdá», anunció Dmitri Rogozin, director de la agencia espacial rusa, Roscosmos, en Twitter.

Para ello, la tripulación de la plataforma orbital y en concreto el comandante ruso Alexandr Skvortsov tendrá que liberar el lunes dicho puerto de enganche, ocupado ahora por la Soyuz MS-13. «La situación es compleja, pero está bajo control», admitió.

La Soyuz, que despegó el 22 de agosto del cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), debería haberse enganchado de manera automática a la plataforma hoy a las 05:30 GMT.

En las imágenes en directo se pudo ver cómo la nave rusa iniciaba la aproximación a la Estación Espacial Internacional, pero dejó de avanzar repentinamente cuando se encontraba a 60 metros de su objetivo.

«Todo iba bien hasta una distancia de 200 metros. A partir de ahí se produjeron unas oscilaciones nunca antes detectadas (en la Soyuz) y ya en la fase de enganche entendimos que no lograríamos acoplarla en régimen automático», explicó Vladímir Soloviov, jefe de misiones de vuelo del segmento ruso, a la prensa local.

Con todo, el problema no está en la Soyuz sino en la estación espacial, donde se produjo un fallo en el sistema de acoplamiento Kurs, de fabricación rusa, que fue lo que impidió estabilizar la nave y llevar a buen puerto la maniobra, confirmó también la NASA.

Soloviov destacó que el problema es subsanable, pero también admitió que muy probablemente la pieza averiada tenga que ser reemplazada por la tripulación de la estación. «Tenemos una tripulación bien preparada. Hemos hablado con ellos y saben lo que hay que hacer», señaló.

Para garantizar la seguridad de la Estación Espacial Internacional y de la propia nave, la Soyuz fue alejada 300 metros, su órbita reorientada y ahora se encuentra en estado de espera. «La Soyuz se encuentra en vuelo automático. Todos sus aparatos funcionan perfectamente», recalcó Soloviov.

Roscosmos informó que la Estación Espacial Internacional y los seis astronautas que la habitan están fuera de todo peligro y que el martes la Soyuz intentará de nuevo acoplarse a la plataforma.

Según los expertos consultados por medios rusos, el motor de la Soyuz tiene reservas suficientes para intentar acoplarse a la estación espacial por espacio de una semana, aunque también advierten que cada intento representa un riesgo.

En caso de que no lo consiga, la Soyuz sería hundida en el océano –como ocurre tradicionalmente con los cargueros rusos Progress–, lo que supondría un nuevo revés para la industria espacial rusa.

La Soyuz MS-14 fue lanzada el jueves con el primer androide ruso, Fiódor –llamado oficialmente Fedor por sus siglas en inglés (Final Experimental Demonstration Object Research) y que tiene el código Skybot-F850–, que debería permanecer en la estación durante 14 días.

«Fiódor se encuentra bien. Está supervisando la situación desde la nave», informó el portavoz de Roscosmos

«Skybot (Fiódor) se encuentra bien. Está supervisando la situación desde la nave», informó en Facebook Vladímir Ustimenko, portavoz de Roscosmos.

El viaje al espacio de Fiódor fue publicitado con bombos y platillos en Rusia y se esperaba que regresara a la estación en 2021, ya para protagonizar una caminata en el espacio exterior.

Roscosmos quería verificar con este vuelo la fiabilidad para misiones tripuladas del cohete portador Soyuz-2.1a, que cuenta con un sistema de mando digital y que sustituirá en un futuro al Soyuz-FG, de mando analógico y fabricación ucraniana.

El robot también ha sido elegido para pilotar la nueva nave espacial rusa Federatsia, cuyo lanzamiento ha sido aplazado hasta 2022. Podría ser el primer androide en viajar a la Luna.

«Ese es precisamente nuestro objetivo. Experimentar con la nueva tecnología. Alejar al hombre de la zona de riesgo», indicó Alexéi Bogdánov, su creador, a RIA Nóvosti.

En Rusia todos cruzan los dedos para que el robot Fiódor abra el lunes la escotilla de la Estación Espacial Internacional y cuelgue un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

«Hoy es mi primer vuelo espacial y también es el Día de la Bandera de Rusia, el país donde fui creado. ¡Felices fiestas, amigos!», escribió el jueves de camino a la estación.