La mayor parte de la Humanidad vivirá amenazada por viejas presas para 2050
La presa Hoover tendrá 120 años para 2050. Foto: Europa Press

En 2050 la mayoría de las personas de la Tierra vivirán aguas abajo de decenas de miles de grandes presas construidas en el siglo XX, muchas de ellas ya operando más allá su vida útil, que supone una amenaza creciente.

Según alerta un análisis de Instituto Universitario de las Naciones Unidas sobre el Agua, el Medio Ambiente y la Salud (UNU-Inweh), la mayoría de las 58.700 grandes represas en todo el mundo se construyeron entre 1930 y 1970 con una vida útil de entre 50 y 100 años, y advierte de que a los 50 años una gran presa de hormigón “muy probablemente comenzaría a mostrar signos de envejecimiento”.

Los signos del envejecimiento incluyen casos cada vez mayores de fallos de presas, costos crecientes de reparación y mantenimiento, aumento de la sedimentación del embalse y pérdida de la funcionalidad y efectividad de una presa, manifestaciones “fuertemente interconectadas”, dice el documento.

El informe afirma que las presas bien diseñadas, construidas y mantenidas pueden “alcanzar fácilmente” los 100 años de servicio, pero predice un aumento del desmantelamiento, fenómeno que está ganando terreno en Estados Unidos y Europa, ya que las limitaciones económicas y prácticas impiden mejorar las presas envejecidas o si su uso original ha quedado obsoleto.

En todo el mundo, el enorme volumen de agua almacenado detrás de las grandes represas se estima en 7.000 a 8.300 kilómetros cúbicos. El informe proporciona una descripción general de las represas por región del mundo y función principal: suministro de agua, riego, control de inundaciones, energía hidroeléctrica y recreación.

Crece el riesgo en las presas antiguas

También detalla el riesgo cada vez mayor de las presas más antiguas, el aumento de los gastos de mantenimiento, la funcionalidad en declive debido a la sedimentación, los beneficios de restaurar o rediseñar los entornos naturales y los impactos sociales, a favor y en contra, que deben ser sopesados por los responsables políticos al decidir qué hacer. En particular, “la naturaleza de estos impactos varía significativamente entre países de ingresos bajos y altos”, señalan en un comunicado.

El análisis también incluye estudios de casos de desmantelamiento o envejecimiento de presas de Estados Unidos, Francia, Canadá, India, Japón, Zambia y Zimbabwe.

“Este informe tiene como objetivo atraer la atención mundial sobre el problema progresivo del envejecimiento de la infraestructura de almacenamiento de agua y estimular los esfuerzos internacionales para hacer frente a este riesgo emergente y creciente del agua”, explicó el coautor Vladimir Smakhtin, director del UNU-Inweh.

“Se subraya el hecho de que la frecuencia y la gravedad crecientes de las inundaciones y otros eventos ambientales extremos pueden sobrepasar los límites de diseño de una presa y acelerar el proceso de envejecimiento de una presa”, agregó. Por lo tanto, las decisiones sobre el desmantelamiento deben tomarse en el contexto de un clima cambiante.

Poco probable de otra gran revolución

Por su parte, Duminda Perera, autora principal e investigadora principal de UNU-Inweh, dijo que “este problema del envejecimiento de las grandes represas enfrenta hoy en día a un número relativamente pequeño de países: 93% de todas las grandes represas del mundo están ubicadas en solo 25 naciones”.

“La construcción de grandes presas surgió a mediados del siglo XX y alcanzó su punto máximo en los años sesenta y setenta”, explicó, especialmente en Asia, Europa y América del Norte, mientras que en África el pico se produjo en la década de 1980. “El número de grandes presas construidas después disminuyó continua y progresivamente”, dijo.

Según el informe, es poco probable que el mundo sea testigo de otra gran revolución en la construcción de presas como a mediados del siglo XX, pero las construidas entonces inevitablemente achacarán su edad.

China tiene 23.841 grandes presas (40% del total mundial). Y 32.716 grandes represas (55% del total mundial) se encuentran en solo cuatro países asiáticos: China, India, Japón y la República de Corea, la mayoría de las cuales alcanzará el umbral de 50 años relativamente pronto. Lo mismo ocurre con muchas de las grandes en África, América del Sur y Europa del Este.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo