Instagram anunció este martes que incluirá las compras dentro de la propia aplicación, lo que permitirá adquirir los productos que aparezcan en las fotografías, una iniciativa pensada de momento para 20 marcas y que supone una amenaza para el liderazgo del comercio electrónico de Amazon.

A partir de ahora, en publicaciones seleccionadas, los usuarios podrán pinchar sobre determinados productos y ver una imagen de estos, con una descripción, su precio y un enlace que lo redirige al lugar donde se puede comprar.

Las marcas seleccionadas incluyen firmas de ropa deportiva, como Adidas, y hasta la línea de productos de belleza de la estrella de los realities Kylie Jenner, así como los diseños de Prada y Oscar de la Renta.

El movimiento es un esfuerzo de la tecnológica propiedad de Facebook por capitalizar la popularidad entre los perfiles de moda e influencers y las compañías que quieren promocionar sus productos, indica The Wall Street Journal.

«Desde la perspectiva del consumidor, estamos construyendo una experiencia de compra completa», afirma el jefe de producto de Instagram, Vishal Shah.

Los usuarios podrán vincular su cuenta de Instagram con la de Paypal, y guardar el método de pago dentro de la propia aplicación.

Además de ofrecer las compras, la tecnológica de San Francisco, California, podrá utilizar estos datos para refinar sus algoritmos y mostrar anuncios adaptados a los miembros de la red social.

Instagram cuenta con más de 1.000 millones de usuarios mensuales y es muy popular entre el público joven y aficionado a la moda.

De acuerdo con Shah, «la gente ya estaba comprando en Instagram. Es solo que les estaba costando más tiempo».

Las marcas que quieran estar disponibles pagarán una tasa para cubrir los gastos derivados de procesar los pagos a través de tarjeta de crédito y otros derivados de la compra, aunque no detallaron de qué clase.

Sí explicaron que, de probarse exitosa, Instagram plantearía modificar cuánto cobran a las marcas que quieran vender sus productos en la plataforma.