El pingüino emperador
Foto Europa Press

Un clima cada vez más cálido puede exterminar para fin de siglo a uno de los animales icónicos de la Antártida: el pingüino emperador.

«Si el clima global sigue calentándose al ritmo actual, se calcula que los pingüinos emperador en la Antártida experimenten una disminución de 86% para el año 2100», alertó en un comunicado Stephanie Jenouvrier, ecóloga de aves marinas.

El destino de los pingüinos está ligado en gran medida al destino del hielo marino, que los animales usan como base de origen para la cría y la muda. El pingüino emperador tiende a construir sus colonias en hielo con condiciones extremadamente específicas; este debe estar encerrado en la costa del continente antártico, pero lo suficientemente cerca como para tener acceso a alimentos.

Sin embargo, a medida que el clima se calienta, el hielo marino desaparecerá gradualmente. Esto privará a las aves de su hábitat, fuentes de alimentos y la capacidad de incubar polluelos.

Para  el estudio combinaron dos modelos informáticos existentes. El primero, un modelo climático global creado por el Centro Nacional de Investigación Atmosférica, ofrecía proyecciones de dónde y cuándo se formaría hielo marino. El segundo calculó cómo las colonias podrían reaccionar a los cambios en ese hábitat de hielo.

«Los resultados del modelo climático comprobó cómo diferentes objetivos de temperatura global puede afectar a la población de pingüinos emperador en su conjunto».

El estudio demostró que si la temperatura global sigue aumentando la pérdida de hielo marino se triplicará, y más de un tercio de las colonias existentes desaparecerán. «Bajo ese escenario, los pingüinos estarán marchando hacia la extinción durante el próximo siglo», advirtieron.