Call of Duty

El estudio de videojuegos Infinity Ward, autor de la saga de disparos Call of Duty, introdujo nuevas medidas para luchar contra el racismo en este título y comenzó a banear diariamente miles de cuentas de jugadores que hacen uso de nombres de usuario racistas.

“No hay lugar para el racismo en nuestro juego”, aseguró la desarrolladora estadounidense en un comunicado a través de su cuenta de Twitter. El martes, en apoyo al movimiento de igualdad racial Black Lives Matter en Estados Unidos, la compañía retrasó el lanzamiento de la cuarta temporada de Call of Duty Modern Warfare y la séptima de Call of Duty Mobile.

Ahora, la responsable de la saga de ‘shooters’ en primera persona informó que está “procesando miles de baneos diarios de nombres de usuario racistas y orientados al odio”, como recoge el comunicado.

No obstante, Infinity Ward anunció también otras medidas para combatir el racismo como destinar “recursos adicionales” a monitorizar el contenido racista, como introducir sistemas internos para reportar que permitan aumentar el número de baneos por hora.

El resto de medidas que llegarán al juego incluyen filtros y mayores restricciones en los nombres de los jugadores, evaluar las mejoras en los sistemas para reportar y aumentar los baneos permanentes para las personas que infrinjan las normas de forma continuada.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo