Amazon anunció este martes
Foto| Archivo

Amazon anunció este martes la salida de su asistente de voz Alexa en español para el mercado estadounidense. Este ayudante virtual hasta la fecha solo estaba disponible en inglés. La marca amplía así su mercado para los países hispanos.

«A principios de octubre los clientes en Estados Unidos podrán usar el español en los dispositivos Echo y que funcionen con Alexa. Los desarrolladores podrán crear habilidades para clientes hispanoparlantes», apuntó la empresa en un comunicado.

La versión en español de Alexa para Estados Unidos cuenta con una voz propia distinta a la que usa en otros países de habla castellana. Así como «conocimientos de la realidad local» adaptados al mundo hispano de ese país.

Para cambiar de inglés a español quienes usen Alexa deberán acceder a la aplicación en su teléfono móvil y allí seleccionar «Español (Estados Unidos)», lo que les dará acceso a noticias de medios latinos de esa nación como Univisión y Telemundo. También a canciones de artistas como Sin Filtro, Tierra Tropical, Fierro Pariente, Somos Pop, Corriente Alterna y Puro Reggaeton.

En paralelo, este martes Amazon anunció una iniciativa para que los asistentes de voz sean compatibles entre sí y con los dispositivos presentes en el mercado.

La propuesta cuenta con el respaldo de la propia Amazon (propietaria de Alexa), Microsoft (propietaria de Cortana), Baidu, BMW, Bose, Harman, Logitech, Salesforce, Sonos, Sound United, Sony Audio Group, Spotify, Tencent, Orange, SFR, Verizon, Intel, entre otras firmas.

Polémica de privacidad

Los asistentes virtuales han protagonizado varios titulares durante las últimas semanas, desde que a principios de julio la prensa belga publicara que personas contratadas por Google estaban escuchando algunas de las interacciones que los usuarios mantienen con Google Assistant, y, a raíz de aquel caso, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft reconocieron prácticas similares.

Estas son prácticas que se hacen desde el mismo momento en que se pusieron en funcionamiento estos servicios. Y aunque son conocidas dentro del sector, en muchas ocasiones no han sido comunicadas de forma precisa o transparente al público, lo que ha generado cierto ruido mediático por las publicaciones.

Las empresas lo justifican alegando que, pese a los avances en aprendizaje automatizado e inteligencia artificial, las máquinas siguen sin ser perfectas y por tanto necesitan que de vez en cuando seres humanos comprueben que están funcionando correctamente y contribuyan a posibles mejoras del sistema.