Las personas son lo que comen, y más aún durante (y antes) del periodo menstrual, en el caso de las mujeres. Es en estos días cuando los niveles de hemoglobina en el cuerpo femenino disminuyen, el estrés se eleva y la inflamación abdominal se vuelve frecuente.

Aunque las molestias que experimenta cada mujer son notoriamente diferentes debido a que hay quienes pasan por una menstruación asintomática y otras que sufren fuertes dolores y sangrados, hay alimentos de la dieta que afectan directamente en ellos, tanto positiva como negativamente.

María Teresa Zumarán, nutricionista de la Clínica Ricardo Palma, recomienda consumir alimentos ricos en hierro porque, en el caso de que la nutrición no es adecuada, pueden bajar los niveles de hemoglobina en sangre. El magnesio también debe estar presente en la dieta durante el periodo porque este mineral es fundamental para la relajación muscular, evitando los dolores intensos.

Por otro lado, se encuentran los alimentos que las féminas deben evitar, incluso en los días previos a la menstruación en los que suele aumentar el apetito por las variaciones en los niveles hormonales. Las menestras son: el brócoli, el culantro y la manzana, esto debido a que generan hinchazón y aumentarían los cólicos. Además, se recomienda evitar los alimentos con exceso de sal por el efecto antidiurético que generan.

Durante la menstruación, se aconseja fraccionar los alimentos cada tres horas y las comidas deben ser ligeras y de poco volumen. Lo ideal es tener tres comidas principales y dos tentempiés. En la dieta, hay que incluir frutas, verduras, carnes magras, pescados, huevos y cereales integrales. Consumir mucha fibra por su efecto y sensación de saciedad. Cabe destacar también la ingesta constante de agua.