En los años 50, 60 y 70 en Venezuela usábamos kerosene para cocinar, para las neveras y para las planchas. Y es a mediados de los años 70 que comienza el uso de gas como combustible  en nuestras casas para cocinar, especialmente en el interior del país, lo que sin duda alguna creó una verdadera revolución e incidió en la calidad de vida de la gente.

Hasta el año 2008 en Venezuela el 72% del mercado nacional del gas, lo tenían las empresas privadas Vengas y Tropigas; y en ese momento desaparecen y se crea PDV Gas Comunal. No obstante, esas prestadoras privadas tenían 39 plantas de llenado y de distribución, que pasaron a ser propiedad del Estado.

A partir del 2016 dejamos de exportar y la producción bajó a 105 mil barriles día, el consumo en 46 mil barriles día. Es de hacer notar que en 1999 exportábamos 60 mil barriles diarios de gas LPG, producíamos 177 mil barriles  diarios y consumíamos 62 mil barriles días. De esa producción también le enviábamos 55 mil barriles día a Pequiven.

Venezuela es la octava nación con reserva de gas en el mundo. Nuestro país posee el 73%  de reserva de centro y Suramérica, tenemos el 3% de la reserva mundial de gas natural. Ahora bien, ¿Qué es el gas doméstico?. Es el gas que producimos en las refinerías y en la petroquímica. El consumo promedio de gas natural es de 2.3 billones de pie cúbico por día. Es decir, producimos 4.5 billones de pie cúbico y consumimos apenas 2,3 billones de pie cúbico, y todavía nos quedan 2.2 de pie cúbico que eso lo tenemos de holgura y eso prácticamente se pierde y hay que quemarlo, produciendo un daño terrible al ambiente.

Nosotros tenemos una producción de gas natural de 4500 billones de pie cúbico por día, tenemos reservas por 80 años garantizadas. Pues bien, como tenemos la refinería trabajando apenas a un 14% de su capacidad instalada a nivel nacional, de allí se produce la escasez, tenemos las petroquímicas, las plantas de gas y refinerías paradas y de allí que ese 95% de consumo nacional de gas doméstico está afectado porque no estamos produciendo gas para el consumo de la mayoría de la población venezolana, y allí radica el problema, que nos ha llevado a la involución, y ahora tenemos que cocinar con leña, especialmente en el interior del país. Volvimos al siglo XIX y a principios del siglo XX, porque simple y llanamente, en Venezuela no hay gas.

Queremos ratificar que el 95% de la familia venezolana usa gas de refinería, de la petroquímica o como llamamos nosotros, gas comunal que lo administra PDV Comunal. Pero como tenemos problemas con la refinería, el consumo promedio diario son 50 mil barriles día, y la baja producción de crudo ha hecho que caiga la producción de la refinería, y esto ha incidido en el problema que tenemos con el gas.

Existe un déficit de suministro de gas diario de 15 mil barriles, lo que se traduce en 450 mil barriles al mes, y de allí se comprende el desastre que hay con el suministro de gas a nivel nacional. Estamos produciendo apenas un 12% del consumo de gas doméstico para la familia venezolana.

La idea es que consumamos todo ese gas natural que tenemos en el subsuelo, y el gas que producimos en las refinerías, metérselo a las petroquímicas y lograr más productos agregados. Así Venezuela se convertiría en una potencia energética y en producción petroquímica. Pero lamentablemente, todas las petroquímicas están paralizadas en estos momentos por falta de gas de refinerías, y al producirse esta paralización, no hay fertilizantes, no hay cosechas, eso trae una cadena y tenemos que caer en la importación de alimentos, de fertilizantes, y por eso es la caída tan bestial en la producción de alimentos, de ganado, de electricidad. Todo esta problemática del gas tiene que ver con todos los entes productivos del país.

Le decimos a los venezolanos que el problema del gas no es sólo un problema focal, es un problema de gestión, cuando las empresas son administradas por el Estado, porque al asumir el manejo de estas empresas, ha demostrado que es mal administrador, aunado a esto  la corrupción ha creado un colapso en los servicios y a la quiebra de las mismas.

La declinación de la producción de petróleo ha incidido en la producción de gas de las refinerías, ‘porque a pesar de ser el octavo país con más reserva de gas naturaldel mundo, como no tenemos la infraestructura para distribución en tubería y de que se hizo la acometida en todo el país, todos esos trabajos quedaron a media y abandonados, y no se logró el objetivo de que toda Venezuela consuma gas natural.

Todos sabemos que Venezuela está siendo saqueada y la están convirtiendo en colonia de todos estos camaradas que pululan en la región, hasta Nicaragua vende petróleo y gasolina a costilla de los venezolanos, mientras paradójicamente vemos a la población con bombonas de gas, amaneciendo en sus colas para poder tener gas en sus casas, y la mayoría de las veces se van con su bombona vacía porque no hay gas.

A pesar de que el país que posee el 73% de las reservas de centro y sur América, no está llegando a la población y no lo estamos disfrutando los venezolanos. Nuestro país se convirtió en una nación que está siendo saqueada. Bolivia vende cobre sin producir cobre, Las Antillas venden oro sin tener oro, Cuba vende petróleo, gasolina, gasoil, aceite lubricante sin tener producción de nada de eso.

Planteamos que ese gas natural sea entregado en un proceso de apertura a las empresas privadas, que no sólo hacen un excelente manejo de los recursos, sino que crea además empleos, ingresos, familias estables, calidad de vida para la gente, y lo más importante, toda la población va a tener garantizado el gas, a precio justo, de manera segura y oportuna.

En unidad nacional tenemos que recuperar la democracia, y hacer un proceso de apertura e inversión nacional como internacional para poder recuperar la productividad y todas nuestras industrias. Tenemos que recuperar la producción de gas, para que el gas llegue a la industria eléctrica nacional y podamos apalancar toda la industrialización que va a darse en Venezuela en los próximos tiempos. Venezuela va a tener futuro de la mano de los venezolanos, de la inversión, de un salario digno de los trabajadores. Sólo en unidad vamos a recuperar a Venezuela.

Iván Freites

Secretario General del Sindicato

De Trabajadores Petroleros del Estado Falcón

@ivanrfreites