Existen males que se ven a simple vista o que exteriorizan síntomas que lo hacen evidentes. Otros que crecen en silencio, bajo las sombras y que en muchísimas ocasiones es la génesis de hecatombes, de males tan atroces que llevan directo a la muerte. 

Este es el caso puntual del llamado Foro de Sao Pablo, un ente creado para albergar la crema y nata de los despojos del socialismo, que se negaron a desaparecer, que por los últimos 20 años han desolado a gran parte de América Latina. 

Cuando el Muro de Berlín cayó, cuando la Unión Soviética se desmoronó como un castillo de arena; los nostálgicos del socialismo no perdieron sus malsanas esperanzas, y cual zombis se pararon de sus tumbas y empezaron a tejer un complot para apoderarse del poder. 

El Foro de Sao Pablo fue la fuente de donde brotó el mal del Socialismo del Siglo XXI; es una plataforma que planificó, organizó y ejecutó la toma del poder y la destrucción de países como ocurrió en Venezuela. 

Ahora, cuando el ocaso tocó las puertas de esta fracasada doctrina, cuando en los últimos años han conocido la derrota en países como Argentina, Ecuador, Perú, Colombia, Brasil, buscan reorganizarse para seguir subsistiendo. 

A través de este grupo criminal se pretende dar apoyo político a la usurpación venezolana, defender al régimen del inmoral Daniel Ortega en Nicaragua y sostener indefinidamente el liderazgo de Evo Morales en Bolivia, y todo mientras terminan de ganarse para su causa a un Andrés Manuel López Obrador en México, quien ya empezó a gobernar al estilo maduro-chavista, al despedir a los médicos mexicanos para llevarse a más de 6 mil milicianos cubanos para plagar los hospitales y otras instituciones de la nación azteca.  El plan consiste en extender el desastre del socialismo del siglo XXI a otros 10 o 15 países del hemisferio. Somalizar a casi todo un continente. Controlar esos estados-naciones para que sean santuarios de terroristas y delincuentes de toda laya y para cometer impunemente sus fechorías disfrazados de protectores de pobres y desposeídos.

Sin duda el Foro de Sao Pablo puede considerarse como un grupo terrorista, que propaga una ideología de poder que se basa en la hegemonía, el exterminio del contrario y la destrucción de todos los valores de las sociedades occidentales. 

El Foro de Sao Pablo tiene entre sus miembros fundadores a las sanguinarias FARC y el ELN. El socialismo que pregonan es muy parecido al extremismo islámico, por tal motivo en muchas ocasiones marchan tomados de las manos hacia la misma dirección. No es descabellado pensar que el Foro de Sao Pablo en la práctica es como Al Qaeda, el ISIS o cualquier otro grupo de terror del mundo.

Y, ¿qué hacer ante esta terrible realidad? No rendirse, no desmayar y no permitir que sigan sembrando sus antivalores, sus mentiras y engaños por todo el mundo, y sobre todo en América Latina. 

Los demócratas del continente deben ponerle un freno al Foro de Sao Pablo. Es un obligación moral.

El Foro de Sao Pablo es como un virus que se aloja en el sistema central de las sociedades democráticas, despojándolos de sus defensas, aniquilando su sistema inmunológico y haciendo que colapse, así lo hicieron en Cuba, lo están haciendo en Venezuela y lo intentaron en Brasil y Argentina.        De la mano de movimientos armados y políticas represivas, el Foro de la Muerte es

responsable de cientos de miles de crímenes en la región, saqueos, atraso y destrucción. Frente a eso, no queda otra opcion que enfrentarlo y derrotarlo completamente. Este debe ser un compromiso ineludible.