Make Up

No todos los cepillos o pinceles sirven para aplicar un tipo de cosmético. Cada uno requiere de un aplicador específico y están diseñados para una parte específica de la cara. Saber cuál es cuál y para qué funcionan permite aprovecharlos al máximo. ¿En qué difieren? En las necesidades que implican la textura del producto y la técnica con que se aplique. ¿Cómo elegir? Nada mejor que seguir la mano de make up artists.

Base

La make Up artist Bettina Frúmboli explica que la base de maquillaje se puede aplicar con los dedos, esponja o pincel sintético (de fibra óptica). Con esponja se logra una mayor cobertura y, con brocha, la piel queda con un efecto liviano. Respecto de las beauty blenders, opina que si se usa poco producto y se desparrama bien, ayudan a que el maquillaje se vea súper natural. «Son especiales para cuando tienes que tapar por más porque dejan el producto prensado. En cambio, con la brocha, al pasarla de un lado para el otro, no se consigue la misma cobertura.»

Rosario Cleris, de Kahlé Make Up, señala que luego de aplicar la base, se puede pasar una esponja rociada con algún setting spray para quitar el exceso de producto. De esta forma, se obtiene un acabado más natural y fresco. Y advierte que no tenemos que perder de vista que nuestras grandes aliadas a la hora de maquillar, ¡son nuestras manos! «Lo importante es resolver el maquillaje con las herramientas que tenemos, sabiendo que nuestros dedos también pueden servir».

La maquilladora profesional Vicky Ray, por su parte, recomienda el pincel de pelo mixto para la base cremosa, los dedos para la mousse y la esponja de tipo cisne para la base en polvo.

Sombras y delineadores

Para maquillar los ojos, Cleris explica que hay un universo de brochas, «pero si tuviese que elegir las imprescindibles, no dudaría: una lengua de gato para sombras, una para difuminar y lograr un maquillaje armónico, y otra de tipo liner para ayudarse con los delineados».

Por otro lado, Ray enseña que, para las sombras, es clave usar pinceles de pelo natural, debido a que los productos no se adhieren a los sintéticos. Esto quiere decir que no levantan polvo y, por ende, no se puede pintar. Además, afirma que son muy prácticos para lograr un esfumado e integrar colores.

Qué aplicador es el adecuado para conseguir el mejor efecto de maquillaje? Un pincel, una brocha o una esponja? Expertas cuentas sus mejores trucos.

Rubores

Más consejos y opiniones. Ray dice que con los rubores iluminadores y modeladores en polvo también se deben usar brochas de pelo natural porque funcionan de la misma forma que con las sombras.

Y la especialista en make up Vero Luna añade que «el tamaño puede ser de medio a grande, biselada o redondeada y de pelo suave y largo para difuminar el polvo».

Correctores

Como los correctores suelen ser cremosos, las maquilladoras coinciden en que es mejor aplicarlos con un pincel para distribuir bien el producto. Con el fin de lograr un acabado perfecto, Vicky Ray comparte uno de sus trucos: «Se puede pasar una esponja humedecida dando golpecitos con cierta presión para fijar y que selle el producto».

Contouring

Para esta técnica de esculpido, Luna recomienda la brocha biselada, de corte diagonal. Es ideal ya que consiste en en utilizar luces y sombras para definir la cara utilizando un maquillaje más oscuro en ciertas zonas.

Cejas

Para peinarlas y, para quienes optan por maquillarlas, lo ideal es conseguir un pincel especial para cejas. Suelen tener, de un lado, uno para rellenar los huecos y, por el otro, un pequeño cepillo para emparejarlas.

Iluminadores

Vero Luna recomienda la brocha abanico. Su función principal es retirar los restos que hayan quedado de polvo, pero también funciona para colocar el iluminador por encima de los pómulos y lograr el famoso highlighter.

La textura del producto y la técnica con que se maquilla determinan cuál es el mejor aplicador

Diferencia de texturas

Bettina Frumboli explica que, todo lo cremoso, se puede aplicar con brocha sintética o esponja. Lo que es en polvo, tiene que colocarse con brochas de cerda para sombra o rubor. Sin embargo, dice que «en el mercado, hay un montón de brochas que se venden, por ejemplo, específicamente para base, pero que también se pueden usar para aplicar primers o rubor».

Y Luna enseña que los maquillajes líquidos se aplican con sintético porque son más resistentes y, los que son en polvo, con pinceles de pelo natural.