Captcha
Algunos podemos tener problemas probándole a un algoritmo que somos humanos.

¿Te ha pasado que cuando quieres crear una cuenta en un sitio web te pasas un buen rato tratando de demostrar que eres un ser humano?

Antes lo único que tenías que hacer era pulsar el botón de «no soy un robot» o teclear en una ventana la secuencia de letras que aparece en pantalla y parece sumergida en agua.

Ahora debes pasar distintas pruebas, como esa en la que se te muestran unas imágenes segmentadas y tienes que responder, por ejemplo, cuántos puentes, señales de tráfico o árboles ves en ellas. Pero ¿lo que se ve en la esquina de la imagen es una rama o la sombra de un poste?

El proceso suele ser tan complicado que puedes llegar a sentir que más bien estás tratando de pasar un test psicológico o una prueba de admisión de una universidad.

Y todo se debe a un sistema automatizado llamado Captcha que, en su versión avanzada, pone a prueba tu capacidad de reconocimiento invariable, de segmentación y de análisis sistematizado.

Getty Images | Antes, lo único que había que hacer era pulsar el botón «no soy un robot»

El proceso llevado a cabo satisfactoriamente le confirma al sitio tu condición de humano y te permite seguir adelante, por ejemplo, con tu compra.

Es comprensible que sitios que ofrecen bienes y servicios quieran evitar el fraude, el hackeo y el spam, pero es incómodo que la inteligencia artificial te esté exigiendo de forma cada vez más exigente que demuestres que no eres un autómata.

¿De dónde viene el Captcha?

La prueba Captcha se llama así por las siglas en inglés del «Test público de Turing completamente automatizado para diferenciar a las computadoras de los humanos» (Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart) .

Originalmente, ese test fue desarrollado por el matemático y científico de la computación británico Alan Turing (1912-1954), que descifró el Código Enigma, la encriptación de las comunicaciones de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Turing creó el test en los años 50 para determinar si una computadora era capaz de pensar como un humano.

A partir de esa prueba, expertos en computación de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, desarrollaron el sistema Captcha a finales de los años 90, precisamente para evitar que personas pudieran programar robots automatizados para crear cuentas falsas en sitios web.

Google lo compró en 2009 para digitalizar libros, una herramienta muy útil para interpretar textos impresos, pero también para identificar a personas como humanas.

Cuando un usuario inicia una sesión en un sitio web, debe probar que es un humano resolviendo acertijos visuales que requieren que identifique letras, números, símbolos u objetos que han sido distorsionados o animados de una manera u otra.

Getty Images | Los primeros acertijos eran fáciles para los humanos y complicados para las máquinas

Inicialmente un robot tenía problemas para resolver cuestiones que los humanos pueden fácilmente analizar.

El problema es que la inteligencia artificial aprende, y siempre más rápido, así que las primeras pruebas perdieron su efectividad.

Una prueba más humana

Por eso es que se han vuelto cada vez más difíciles y, en ese aspecto, los humanos la tenemos perdida frente a las máquinas.

En 2014, Google puso a competir uno de sus programas de aprendizaje de algoritmos contra humanos, tratando de resolver los textos más distorsionados de Captcha.

La computadora resolvió la prueba el 99,8% de las veces, mientras que los humanos apenas lograron resolver el 33%.

Un artículo del sitio especializado en informática The Verge sugiere que mucho del problema de los test Captcha no es que los robots sean tan listos sino que nosotros los humanos no somos muy buenos para ese tipo de pruebas.

Getty Images | El problema es que los robots aprenden rápido

«El aprendizaje de las máquinas es ahora tan bueno como el de los humanos en términos de texto, imagen y reconocimiento de voz», dice Jason Polakis, profesor de ciencia computacional de la Universidad de Illinois, en Chicago, citado en The Verge.

«Hemos llegado a un punto en que al hacerle las cosas más difíciles al hardware terminamos haciéndoles las cosas aún más difíciles a la gente. Necesitamos una alternativa, pero no hay plan concreto todavía».

Polakis señala que las pruebas están limitadas por la capacidad humana, así que se necesita desarrollar algo que incluya aspectos culturales e idiomáticos. Al mismo tiempo tiene que ser algo que el humano pueda resolver rápidamente, sin mucha molestia.

En otras palabras, abandonar el test de Turing para eludir una competencia contra las máquinas que los humanos vamos a seguir perdiendo con mayor frecuencia.

Para eso, Google ha estado desarrollando la nueva generación de Captcha, llamada reCaptcha v3.

Esta combina las cookies que dejamos, las características del navegador que utilizamos, patrones de tráfico y otros elementos para evaluar el comportamiento humano «normal».

Todo, para que no tengas que diferenciar una rama de árbol de la sombra de un poste eléctrico para poder entrar a un sitio web.