El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, convocará a sesión ordinaria este miércoles, debido la imposibilidad de celebrarla el martes en el Palacio Federal Legislativo, informó el diputado  Jorge Millán, de Primero Justicia. 

Alrededor de las 6:30 de la mañana de este martes funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional y de la Guardia Nacional Bolivariana tomaron las instalaciones del Parlamento por la presunta presencia de un artefacto explosivo, razón por la cual han prohibido el ingreso de los parlamentarios y trabajadores de la instancia legislativa. 
A juicio de Millán, esa es una acción de “un régimen usurpador, que bajo todos los mecanismos posibles ha intentado impedir que la única representación legítima que existe en Venezuela, elegida por el pueblo, funcione a cabalidad y con normalidad”.

destacó que la sede del Parlamento se encuentra tomada por la GNB desde el pasado martes, cuando sesionó por últimas vez, por lo que “es bien irregular que haya un artefacto explosivo”. 

El parlamentario exigió que el cese de la toma ilegal e inconstitucional del Legislativo, que llevan a cabo organismos de seguridad del Estado. “Los diputados insistiremos en ingresar al palacio, para poder sesionar y atender los diversos problemas que tiene Venezuela”.

“Por mucho que nos persigan vamos a seguir dando la cara. La AN no es solo una instalación, es un pueblo que votó por ella, que está en la calle y que va  a seguir reclamando sus derechos para que haya un cambio a esta hambruna y miseria”, expresó.

Un miembro del equipo de seguridad del Parlamento indicó, de manera extraoficial, que desde el jueves la GNB les quitó las llaves del Palacio Federal Legislativo, por lo que ellos no han estado en el lugar. 

Las inmediaciones de la AN están custodiadas desde temprano por piquetes de la GNB y la Policía Nacional Bolivariana, que han impedido el desplazamiento de los medios de comunicación que estaban frente al edificio José María Vargas, sede administrativa de la AN, en la esquina de Pajaritos, pese a permitir el paso de vehículos y de transeúntes por la avenida Universidad, donde está la sede legislativa.