La Asamblea Nacional debe preparar el camino para que se celebren elecciones libres, universales, directas y secretas con el adelanto del proceso de renovación del Consejo Nacional Electoral que tenga autonomía e independencia, como lo exige la Constitución, consideró el constitucionalista, José Vicente Haro.

Recordó que pese a que el presidente encargado, Juan Guaidó, ha ido ejerciendo funciones constitucionales desde que se juramentó el 23 de enero, “no ha tomado plenamente posesión del cargo porque Nicolás Maduro sigue usurpando la presidencia”, por lo cual, los 30 días que establece el artículo 233 de la carta magna para que Guaidó convoque elecciones se activan cuando el gobernante abandone el cargo.

“El Parlamento debe adelantar el proceso de renovación del CNE para tener elecciones auténticas. Debe constituir el Comité de Postulaciones Electorales, convocar a los sectores de la sociedad para que postule candidatos, recibir estas postulaciones y realizar entrevistas para avanzar procesos mientras trabaja por el cese de la usurpación”, dijo.

El analista electoral Aníbal Sánchez indicó que de acuerdo con la Constitución y la Ley del Poder Electoral el procedimiento para la integración de comité de postulaciones podría abarcar alrededor de 25 días, en los que la comisión preliminar –que estará conformada por 11 diputados–, llame a las organizaciones de la sociedad civil para que presenten a los 10 candidatos restantes, se lleve a plenaria y se  juramenten los 21 miembros de la junta.

Mencionó que el nombramiento de los nuevos rectores, enmarcado en el Estatuto que rige la transición, podría llevarse alrededor de 75 días, en los cuales se instalaría el comité de postulaciones, comenzaría a recibir los 3 candidatos con sus respectivos 2 suplentes postulados por la sociedad civil, el aspirante postulado por las facultades de Ciencias Jurídicas y Políticas de las universidades nacionales, y el postulado por el Poder Ciudadano.

Agregó que el Legislativo podría realizar previamente, de acuerdo con el artículo 21 del estatuto, la renovación del Poder Ciudadano, con el nombramiento de un nuevo fiscal general, un defensor del pueblo y un contralor general.

El politólogo Piero Trepiccione aseguró que debido a la crisis política del país, la designación de nuevos rectores del CNE pasa por un acuerdo político que involucre a todos los sectores. “Sin acuerdo político no se puede viabilizar esa renovación. Si lo hace la AN, el Tribunal Supremo de Justicia va a bloquear esa designación basándose en el tema del desacato, por lo tanto debe haber un acuerdo o un cambio político para que se haga efectiva”, explicó.

Sánchez y Trepiccione sostuvieron que la oposición podría optar por designar los cargos de las rectoras Tania D’amelio y Socorro Hernández, a quienes se les venció el período en 2016, al considerar que facilitaría el proceso de renovación. “Sería mejor una renovación total, pero mantener designar solo a los dos que tienen el periodo vencido facilitaría las cosas. Al haber ese cambio parcial, cambiaría la coordinación de fuerzas dentro del seno del CNE”, agregó Trepiccione.

No obstante, Haro descartó esta posibilidad al recodar que los rectores Tibisay Lucena, Sandra Oblitas y Luis Emilio Rondón fueron designados en 2014 por la Sala Constitucional del TSJ, “contrario a la Constitución que establecen que deben ser designados por la AN”.