Una mujer estadounidense logró viajar en la cabina con su caballo miniatura en un vuelo de American Airlines a finales de agosto. El viaje fue de Chicago a Omaha (Nebraska, centro) y duró una hora y media.

El caballo Flirty, del tamaño de un perro grande, viajó con su dueña, que necesita la presencia de este animal de apoyo emocional para ayudar a controlar sus ataques de ansiedad.

«Flirty es mi animal de apoyo. Yo necesito tenerlo a mi lado en todo momento para recibir alertas médicas y ayudarme con mis viajes», escribió Abrea Hensley.

El caballo no tenía un asiento asignado: «Yo viajaba con un periodista, quien amablemente aceptó compartir su espacio. Estábamos sentados en una fila justo después de una división y Flirty estaba sentado en el espacio delante de nuestras piernas», señaló Hensley.

Hensley dice que fue la primera vez que voló con Flirty y que no planea repetir la experiencia. «Prefiero moverme en coche con ella», dijo.

Desde principios de agosto, el Departamento de Transporte de Estados Unidos autoriza el viaje en cabina de animales de apoyo emocional, bien entrenados y de hasta cierto tamaño.

«Reconocemos el importante papel que pueden tener los perros, los gatos y los caballos en miniatura de apoyo emocional en la vida de personas con discapacidad, pero no solo los ciegos, sordos o con movilidad reducida. Ellos son bienvenidos en cabina, de forma gratuita, si cumplen los criterios», dijo el portavoz de la aerolínea.